jueves, 28 de junio de 2012

"Las diosas de cada mujer" de Shinoda Bolen

Es un genial libro que leo y releo y en cada vuelta me deja siempre un poco más, buenísimo!
La descripción de los arquetipos femeninos, sus cualidades, sus desafíos me resulta tan iluminadora para comprender los vericuetos del alma.


Me encanta copiar partes de libros que me gustan, lo hice siempre, desde chica, tenía cuadernos de citas, y pegaba pedazos en las paredes de mi cuarto, para leerlos y releerlos y disfrutar del placer de vibrar con los textos. Ahora lo hago en mi blog.


Cito, casi una conclusión de los finales de este genial libro, fragmentos clarísimos sobre el tránsito existencial:


"Concluimos ciclos a través de pautas de comportamiento que nos devuelven una y otra vez a las cercanías de cualquiera que sea nuestra némesis y que debemos enfrentar y dominar. Muchas veces, es el aspecto negativo de la diosa el que puede llevarnos a trascender: una inclinación a caer en las depresiones de Demeter o de Perséfone, un problema con los celos y desconfianza de Hera, la tentación de ser una Afrodita promiscua, o una Atenea sin escrúpulos o una ruda Artemisa. La vida nos presenta repetidas oportunidades para enfrentar aquello que tememos, aquello de lo que tenemos que hacernos concientes o aquello de lo que tenemos que adquirir la maestría. Cada vez recorremos el camino de la espiral en ciclos hasta el lugar que nos presenta la dificultad y, con suerte, adquirimos más conciencia y podremos responder con más sabiduría la próxima vez; hasta que podemos pasar finalmente a través de ese lugar de némesis con paz y en armonía con nuestros valores más profundos, y no ser en absoluto afectadas de manera negativa.


El itinerario de individuación - la búsqueda psicológica de la totalidad - acaba con la unión de los opuestos; en el matrimonio interno de los aspectos "masculino" y "femenino" de la personalidad, que pueden simbolizarse mediante la imagen oriental del yin y del yang contenidos dentro de un círculo. Dicho de manera más abstracta y sin asignación de géneros, el viaje hacia la totalidad resulta de tener la capacidad de ser activa y receptiva, autónoma e íntima, de trabajar y de amar. Éstas son partes de nosotras mismas que podemos llegar a conocer a través de las experiencias de la vida, partes que son intrínsecas a todas/os nosotras/os. Éste es el potencial humano con el que empezamos.


La heroína que se defendía de ataques hostiles, reclamaba su poder y luchaba con diosas, puede igualmente parecer una persona ordinaria, en paz consigo misma. Al igual que el hobbit en su hogar en el condado, no obstante, no sabe si - ni cuándo - aparecerá una nueva aventura para poner a prueba su mismo ser.

Cuando llega el momento de despedirme de mis pacientes una vez finalizado el trabajo que hemos hecho juntas/os, pienso en mí misma como alguien que les ha acompañado en una parte importante y significativa de su viaje. Entonces les ha llegado el momento de continuar por su propia cuenta. Tal vez me uní a ellas/os cuando estaban entre la espada y la pared. Tal vez les ayudé a encontrar el camino que habían perdido. Quizá permanecí con ellas/os durante un tiempo en un pasaje oscuro. Principalmente les ayudé a ver con más claridad y a tomar sus propias decisiones."


Amorosa y genial Shinoda, maestra de la vida!!!

lunes, 25 de junio de 2012

ENCUESTA MUJERES CIRCULARES

El ciclo menstrual es la punta por la que asoma la naturaleza profunda de la mujer. 
La ciencia prueba hasta qué punto el ciclo hormonal determina humores, actitudes, posibilidades. 
La evolución nos lleva a incorporar ahora esta visión, actual y antiquísima, tan vieja como la naturaleza misma, para entendernos más y vivir mejor. 

Hago esta encuesta para conocer cómo viven las distintas mujeres su ciclo mensual. Esta investigación alimentará el libro que estoy preparando sobre el tema.

Soy mujer, madre, alma de la casa, psicóloga, caminante existencial... y en este momento de mi vida siento, casi como una misión, un fuerte deseo de dar a conocer estos saberes.

Para quienes quieran participar copio la encuesta que se puede responder fácil y directamente clickeando aca.

Desde ya graciasísimas por todos los aportes!!!
Se puede responder a gusto, no hace falta completar todos los casilleros.


ENCUESTA
Nombre:
Edad:
Ocupación:

¿A qué edad menstruaste por primera vez? / ¿qué cambios notaste en tu vida a partir de esto?

¿Qué es para vos el ciclo menstrual femenino?

¿Notás diferencias anímicas y/o físicas a lo largo del mes?

¿Cómo recibís el sangrado mensual? / ¿Qué sentís por tu sangre (orgullo, repulsión, fastidio, indiferencia, curiosidad)?

¿Cómo era vivida la menstruación entre tus mayores, para tu mamá, tu abuela, tus tías…? / ¿Hay diferencia en el sentido que tiene para vos?

¿Pensás que los hombres entienden de qué se trata?

Suponiendo que tengas hijos: ¿con qué palabras les hablas de este tema? / ¿Les explicás de qué se trata?

¿Qué idea tenés sobre la relación que hay entre la luna y el ciclo femenino?


Enviar respuestas a: mujerescirculares@gmail.com



viernes, 22 de junio de 2012

sensaciones fuertes van conmigo... y Valen... y cuelgue escrito...

Ahora tengo hijos que ya no son bebes, hijos escolarizados, hijos que me desafían desde posiciones conquistadas por quienes son, por lo que traen de sí mismos, por quienes los dejamos ser...
Y ahora soy una mujer de 41 años y me pasan otras cosas, el nido abrió sus puertas y ventanas y todos remontamos otros vuelos.
Ellos, mis pichones, siguen siendo fuentes de inspiración, de amor básico, de ese amor incondicional y único que se siente por los hijos, paquetitos de amor, extensiones de mi cuerpo madre que los engendró, que me enfrentan y confrontan y muchas veces no sé qué hacer y hago mal, y otras veces hago bien y en general vivo intentando ser mejor madre, mejor mujer, mejor persona...


Y también una sale del nido, vuela madura, encuentra nuevos vientos que invitan a destinos desconocidos...
Y ahí estoy, 

y ahí estamos las mujeres que transitamos vida,  presencia, conciencia, entrega, alma femenina jugada a la máxima aventura... vibrar expansión, cielo, tierra, mar, misterio universal... 
somos eso, 
ser, estar, danzar, reír, llorar, dejarnos conmover en el mejor de los casos por cada detalle.
Cada vez amo más los detalles en todas sus formas físicas y afectivas, concretas y abstractas.
Mi mamá entra a mi estudio y me dice "ay hijita cómo podés tener tantas cosas, tantos objetos, tantos detalles!".  

Supongo que hay algo de una sobrecarga que llevo conmigo, pero vivo en el intento de trascender e ir por más siempre que pueda, es mi mayor deseo...
"Dreams do come true" escribí en la pared de mi cuarto adolescente, con Valen,  una noche de amigas locas y desenfrenadas, tan chiquitas que ni vislumbrábamos lo que era crecer. Chiquitas, vulnerables, fuertes y poderosas. La extraño siempre a Valen, sueño con ella, la llevo conmigo en mis mejores aventuras, esas que sé que compartimos desde algún lugar infinito. Valen se murió, éramos tan chicas, yo ni tenía hijos. El primer latido en mi cuerpo, el de Andrés, lo sentí en la ecografía del 6 de febrero del 2mil3, ese día Valen hubiese cumpido 32, fue mi mejor homenaje. A Valen la extraño siempre y la llevo conmigo, ay ya lo dije, es que lo volví a sentir muy fuerte...

tejer...



actividad amorosa por lo minuciosa, por lo cuidadosa,

para tejer hay que prestar atención, mirar el detalle,


y es tan maravillosa que puede hacerse a la vez y en compañía de otros,

tejer es ideal para cuando estando con nuestros hijos queremos también estar un poquito con nosotras,

tejiendo una está presente y puede interactuar conservando una partecita única que puede irse para adentro y mantenernos en eje,

tejer es hacer, hacer creativo, productivo,

tejer es fluir entre lazos de texturas y colores,


tejer acompaña,

tejer es de abuela, tiene olorcito a infancia y protección,

tejer puede ser una meditación, un dejarse llevar, un irse, un soltar y entregarse a esa obra aquí y ahora,

puede ser un entretenimiento, un entrenamiento,
una obra de arte, una creación,

tejer envuelve,

tejer conecta,

tejer distiende y relaja,



tejer entrama. 



Una de mis fantasias y deseos es juntarme a tejer con otras mujeres, intercambiar experiencias, puntos, lanas, colores, texturas, intentos... tramas...
y en el mientras tanto dejarnos llevar por la fuerza que imprimen las mujeres agrupadas.
 

jueves, 14 de junio de 2012

danzando tierra en la clase de flow dance


Danzamos Tierra, 
fuimos cuenco conteniendo agua, desplazándonos con esa sensación de peso que sostiene la Tierra, de entrega, de salpicar y seguir caminando, 
derramando partes propias que Ella, la Tierra, recibe con amor y transforma transformándonos.

Somos Tierra, somos parte de un todo que es Danza eterna...
Tierra que sostiene y aloja como el cuerpo de la Mujer, 
me sentí cuna que acuna…
me sentí bruja escoba barriendo, saliendo volando en círculos que se expanden sin parar…
me sentí tejido, trama que entrama, lana de yama, olor a hojas de coca, telas coloridas, cielo sol de norte enorme...

Resonancias de nuevas dimensiones que abren ventanas a un universo cósmico infinito, inagarrable, señal de eternidad circular y retroalimentación perfecta… 

Danza que me encuentra y me conecta placenteramente con la vida, conmigo, con mi parte cuerpo, con el mundo que me rodea y ahí está, 
ahí cerquita, ahí nomás para ser transitado con gracia y perfección…
somos todos perfectos en nuestras danzas, pura presencia y posibildad,
estamos juntos hasta donde podemos y en los cruces vibramos hasta donde llegamos, un poco solos, un poco acompañados…
asi vamos viendo claro o velado según los momentos y está todo bien, 
vida fluyendo a pleno!!!

Gracias Marisa una vez más, por tu posibilidad de hacernos entrar en frecuencias tan sagradas!!!

miércoles, 13 de junio de 2012

AFRODITA - AMOR

"Cuando abro mi corazón, 
me invade
un gozo profundo,un dulce éxtasis,
un inteso placer.
La conexión con mi amado
me lleva a todos los lugares,
y la unión
entona rapsodias en mi alma.
Puedo alcanzar la unión
cuando alcanzo la unidad
conmigo misma.
Puedo danzar al son
de la vida en común
cuando puedo danzar sola.
Puedo amar a otro
cuando puedo amarme a mí misma."


Los griegos dicen que Afrodita nació de la unión del cielo y del fértil útero del mar.


Afrodita está aquí con su danza del amor, y te invita para que te deleites, te goces y te regodees en el amor por ti misma. 
Afrodita enseña que para poder amar a los demás, en primer lugar has de ser capaz de amarte a ti misma. Amar a los demás significa ser capaz de premitirles ser exactamente como son. Significa dar fe de ti  misma y de los seres que amas con amor, con regocijo y con deleite. La cantidad de espacio que le concedemos al otro está en función de la cantidad de espacio que nos concedemos a nosotras misma. La totalidad se alcanza cuando podemos sustentar un espacio y una paciencia infinita con nostoras mismas a continuación, y cuando ante todo los extendemos a los demás.

De "El Oráculo de la Diosa" Amy Sophia Marashinsky

lunes, 11 de junio de 2012

mujeres que danzan con la luna

Las mujeres vivimos en un tiempo circular, desde la primera menstruación hasta la menopausia transitamos la vida en ciclos de 28 días (aprox). 
Igual que la luna pasamos mes a mes por nuestros momentos: nacientes, crecientes, llenos, menguantes y oscuros. 

En cada fase lunar - femenina estamos más o menos disponibles, capacitadas, posibilitadas de desplegar diferentes aspectos y capacidades de nuestra personalidad. 
Conocer esta secuencia circular y sus particularidades nos conecta con lo esencial en nosotras, los ciclos básicos del cuerpo, que son los de la luna, los de la vida, los del universo. 
Somos circulares. El universo es circular.

Hay cuatro etapas claves durante el círculo lunar femenino:

1 - el sangrado, la cueva, la menstruación propiamente dicha, 
luna nueva, oscura, profunda.
Necesitamos descanso, retiro, soledad. Es un momento que nos lleva para adentro, de contacto con el mundo de las sombras, del inconciente. Nuestro espíritu está conectado con lo instintivo y lo trascendente.

2 - el despertar, renovadas, luego del sangrado, un nuevo ciclo comienza, previo a la ovulación, inocentes salimos a conocer el mundo como si fuera la primera vez, cada vez.
luna creciente.
Vamos por la vida curiosas, activas, ingenuas,  livianas, queriendo descubrir. Estamos abiertas a las posibilidades que nos trae la vida, permeables.

3 - la ovulación, nido de amor, el cuerpo listo para concebir, inundado de receptividad amorosa.
luna llena, brillante, llamativa, iluminada.
Sentimos la capacidad de alojar y cuidar, de sostener y acompañar.
El cuerpo y su necesidad de recibir dominan la escena emocional con un clima de amor y empatía generalizado.

4 - el pre menstrual, magia real, momento caótico, creativo, intuitivo y poderoso.
luna menguante.
El cuerpo se prepara para el sangrado, para la caída. Quedamos tomadas por un nivel de vulnerabilidad y sensibilidad extremos que potencian las capacidades intuitivas, dándonos habilidades especiales para ver muy claro. 
Dominadas por fuerzas destructivas en el mejor de los sentidos, las fuerzas de la transformación, energías de destrucción para recomenzar, de barrido, de limpieza.

..... para volver a empezar una vez más un nuevo círculo lunar!!!

ALUCINANTEMENTE PODEROSA ES LA CONEXIÓN CÓSMICA A LA QUE ACCEDEMOS SI LLEVAMOS UN REGISTRO DE LO QUE NUESTRO CICLO FEMENINO TIENE PARA ENSEÑARNOS!!!


viernes, 8 de junio de 2012

intensidades

intensidades que atraen y engalanan,
seductoras, fuertes, inesperadas,
intensidades inevitables, incómodas, reales,
buscadas y temidas,
postergadas,


intensidades amigas y aliadas, 
compañeras, integradas,


intensidades sospechosas y acotadas,
intensidades que desestructuran por lo desestructuradas,


intensidades sorpresivas, locas, irreconocibles hasta que se instalan,
intensidades que se apagan como la luz cortada,


intensidades chiquitas, conocidas, adoradas, fatales,
cotidianas,
intensidades escondidas, deslumbrantes, festivas,
peligrosas, alocadas


vulnerabilidad a flor de piel,
contacto con el infinito,
alma desnuda y entregada,


vacio, mirada, encuentro... 
y volver a empezar.


miércoles, 6 de junio de 2012

ARMONÍA

"Escucha tu corazón, muévete de acuerdo a tu corazón, sea lo que sea que esté en juego: Una condición de simplicidad absoluta que cuesta  nada menos que "todo"...
Ser sencillo es arduo, porque cuesta todo lo que tienes. Tienes que perderlo todo para ser sencillo. Por eso la gente ha elegido ser compleja y ha olvidado cómo ser sencilla.
Sin embargo, sólo un corazón sencillo vibra con el Universo mano a mano. Sólo un corazón sencillo canta con el Universo en profunda armonía. Para llegar a este punto tendrás que encontrar tu corazón, tu propia vibración, tu propio latido."


OSHO

naturaleza sabia y poderosa

Hace ya como un año me saqué el diu que me había puesto luego del nacimiento de mi tercer hijo. 
A la ginecóloga no le gustó nada mi decisión - "estás loca" me dijo "sacarte un "mirena" al que le falta tanto para estar vencido! y para qué?" 
"para volver a menstruar y a sentir todas esas sensaciones  que nos atraviesan a las mujeres durante el ciclo", 
asi se lo dije, si total ella ya pensaba que yo estaba loca. 


Feliz de reconectar con mi naturaleza femenina a un nivel tan simple, tan natural, tan perfecto. Desde la primera vez que "me vino", o desde "la primer luna en mi" me gustó vivirlo. Nunca me molestaron demasiado ni los dolores típicos (que igual siempre me resultaron mínimos de todos modos), ni la incomodidad de no estar tan disponible para algunas cosas. Siempre me sentí transitando días especiales, esos en los que recordaba y celebraba que mi cuerpo mes a mes se preparaba para tener un bebe.


Me acuerdo que cuando era chica percibía esos días en los que mi mamá y mis tías menstruaban como momentos misteriosos, en los que pasaba algo que yo no entendía muy bien que era pero sentía la magia en el ambiente, veía señales en el baño y algunos comentarios entre ellas... todo un clima femenino...

La conexión con la menstruación, la sangre, la luna nueva en mi cuerpo me está trayendo fuertes contactos con mi naturaleza, ser mujer. Estar en mí bien presente, cada vez más conciente. 



Tenemos que repensar y actualizar los métodos anticonceptivos y la forma en la que las mujeres vivimos estos procesos para aprender a honrar nuestra naturaleza femenina.


Este viaje mio de reconexión está siendo una experiencia intensa de pura expansión personal adulta y siento como una misión el deseo de darlo a conocer, compartirlo, iluminar saberes, intuiciones... aventuras. 

"Reclamando el poder de la menstruación", Laura Owen
(copiado del interesantísimo y nutritivo blog:http://circulodelasmujeres.blogspot.com) 



"En otras culturas, en vez de ser ignorada, la menstruación ha sido considerada (y en algunos casos aún lo es) como un tiempo especial y sagrado para las mujeres. La abundancia de símbolos relativos a la mujer encontrados en excavaciones en lugares antiguos de Europa y el Cercano Oriente sugiere de manera enfática que dichas culturas eran matrifocales y reverenciaban a la Diosa y a los procesos del cuerpo femenino. Las prácticas rituales estaban ligadas al sangrado mensual de las mujeres y la sangre menstrual era altamente valorada como poseedora de poderes mágicos. La palabra ritual viene de "rtu", que significa menstruo en sánscrito. En la época anterior al sacrificio de seres vivos, la sangre menstrual se ofrecía en ceremonias. La sangre menstrual era sagrada para los Celtas, los antiguos Egipcios, los Maorí, los primeros Taoístas, los Tantristas y los Gnósticos.
Los Nativos Americanos comprendían muy bien los diferentes sentimientos que las mujeres experimentan cuando menstrúan y para ellos estos sentimientos formaban parte de algo muy importante en los ciclos del cuerpo femenino. Las mujeres se retiraban a un recinto especial a pasar su sangrado. Se le consideraba ser el tiempo en que una mujer se encontraban en el nivel más alto de su poder espiritual, durante lo cual la actividad más apropiada era descansar y acumular sabiduría.
La tribu Yurok del norte de California poseía una cultura espiritual muy desarrollada basada en el ritmo del ciclo menstrual para las prácticas rituales no sólo de las mujeres sino también de los hombres. Las mujeres acostumbraban retirarse "en masa" durante la luna nueva por un período de diez días. Durante ese tiempo los hombres se concentraban en el "desarrollo interno", en ceremonias y meditación. Mientras los adultos estaban ocupados acumulando poder espiritual, los niños eran cuidados por los ancianos de la tribu. Todo el trabajo que los adultos tenían que hacer se concentraba en los otros días del mes.
Cuando los hombres blancos entraron en escena, "el mundo se paró de cabeza". Las actitudes hacia la menstruación cambiaron y las muchachas fueron adoctrinadas por sacerdotes en vez de las ancianas de la tribu. En vez de enseñárseles que una vez al mes sus cuerpos se volvían sacros, se les enseñó que se volvían inmundos. En vez de retirarse a un recinto a meditar, orar y celebrar, se les enseñó que estaban enfermas."