lunes, 26 de agosto de 2013

conquista de libertad = conciencia de soledad...

... se hizo la luz!
veo muy claro y resignifico tantos decires, sucesos, 
historias vividas y por vivir...

cada iluminación propia, absolutamente propia, 
nos habilita nuevos lentes desde donde mirar y ver mejor,
así vamos... 
vamos viendo todo el tiempo, máxima universal,
con suerte y siendo privilegiados tenemos la gracia de compartir con los que queremos,
estamos solos, definitivamente, 
lo que en algún momento juvenil fue tan solo un decir... va haciéndose carne con el paso del tiempo y la madurez,
pareciera que siempre llegamos tarde... pero no, 
cada cosa a su tiempo,

"el dolor de encarnar", a eso se referirán los que saben de almas?
nuevos canales, nuevos mundos, transformación eterna y constante,
somos estos nuevos y a la vez los mismos de siempre,

esta noche... demasiada realidad, 
demasiado vértigo junto con tanta calma que no entiendo nada....

mañana danza que me hace libre y me pone alas....
como tu risa...
"soledades me quita, cárcel me arranca..."
resuena Miguel Hernández, sórdidez y la vida misma...

"Ella respondería que era una mujer y no necesitaba dar explicaciones de sus sentimientos"
Brida, de Paulo Cohelo.

miércoles, 7 de agosto de 2013

SEXUALIDAD FEMENINA - Mi columna en la revista Buena Salud de Agosto

El deseo sexual es impulso de vida,  ganas de más, es el camino hacia la conquista de intensidad, naturaleza pura que se expresa, la ley de la vida impresa en los cuerpos de hombres y mujeres.

En el deseo sexual no hay versus, es un llamado a ligarse, a complementarse, el deseo busca encuentro, es lo opuesto a la confrontación. El deseo es la proyección más íntima del ser propio sobre el ser de otro.

En esta danza de impulsos naturales hombres y mujeres manifiestan sus diferentes estilos. 

Si bien cada uno es cada uno y las combinaciones posibles tantas como seres humanos hay en la Tierra, hay algunas diferencias básicas definidas por la naturaleza de los cuerpos. La mujer recibe, contiene, aloja. El hombre conquista, despliega, arroja. El vínculo amoroso, la frecuencia emocional, la sensación de alianza y complicidad, es la red desde la que se sostiene el deseo femenino. El deseo masculino está más asociado al momento, a la inmediatez, a la validación en su potencial. El cuerpo de la mujer mes a mes se prepara para anidar, tiende a la conservación, al cuidado. El del hombre en cada acto se derrama, se vacía y entrega. 

El deseo sexual femenino está totalmente determinado por su esencial naturaleza cíclica, responde de distintos modos según la fase del ciclo menstrual en el que se encuentre. La sexualidad que se presenta liviana y juguetona en el período preovulatorio, se vuelve más conquistadora y receptiva en los días de la ovulación en los que el cuerpo de la mujer está listo para concebir. Otra modalidad distinta, más exigente y egoísta, aparece en los días previos a la menstruación, así como se da más profunda y trascendente durante el sangrado.

Durante el embarazo y el puerperio el deseo sexual tiende a volcarse sobre ese nuevo ser que está llegando al mundo y pide mucho de la energía y la disposición de la mujer. Esto no impide que en ciertas mujeres la excitación sexual se conserve sin demasiadas diferencias, y en otras puede generar que el deseo hacia su pareja disminuya un poco o mucho. Suelen surgir, sobretodo durante el embarazo, picos o períodos de alto deseo sexual, esto sucede en general pasado el primer trimestre y varía de acuerdo a cada mujer. 

En las mujeres que amamantan a sus bebes y los crían con apego y cercanía física el deseo sexual tiende a transformarse en una disposición amorosa hacia el bebe que las convoca a un estado de entrega, alejándolas de alguna manera de la excitación sexual. En el caso de las que durante el puerperio sienten la necesidad de reconectarse con las formas cotidianas previas al embarazo puede ser más fácil retomar la sexualidad habitual. Todas las opciones son sanas y válidas si responden a la experiencia auténtica de cada mujer.

El embarazo y el puerperio son los períodos de la vida en los que más se diferencian los estilos de deseo sexual entre hombres y mujeres. Que esto genere conflicto o se pueda integrar sanamente dependerá de la capacidad de conexión y entendimiento que se de en las parejas. Es importante que las mujeres les transmitan a los hombres lo más sinceramente posible cuáles son sus estados emocionales, sus sensaciones y necesidades. También va a ser fundamental la capacidad de empatía que cada hombre logre tener con su mujer y con sus propios aspectos femeninos maternos.

Las mujeres que quieren reconectar con su vida sexual de pareja y les cuesta pueden proponerse un trabajo de concientización de los aspectos que se encuentran apagados, apelando a despertar esa parte de sí misma que quiere retomar la sexualidad con su hombre y su relación habitual con el mundo externo. Planificar citas a solas, fuera de la casa, buscando situaciones de esas que siempre se disfrutan y resultan atractivas, como ir a comer a determinado lugar, hacer un programa especial, escuchar determinada música, o lo que cada pareja reconozca como rituales de encuentro y reconexión, suele ser un buen comienzo. Es conveniente no tener altas expectativas puestas sobre los resultados de estos primeros intentos, simplemente alegrarse con el hecho de poder hacerlo.

Es muy importante y fundamental saber que es legítimo y clave para la salud mental de la mujer y su bebe permitirse vivir en plenitud el tiempo que necesitemos de entrega física, anímica y mental a la devoción hacia el bebe durante el puerperio y entregarse a esa experiencia con paciencia y confianza. Claro que dependerá de cada mujer, de cada pareja, de cada familia, de sus valores, deseos y expectativas que esto pueda ser vivido en un ambiente de salud y comprensión.


jueves, 1 de agosto de 2013

me visitaron las alas inspiradoras...

Empiezo a sentir el poder de apropiarme de lo ganado, ese plus al que siempre se apela cuando decimos que todo tiene sus pro y sus contra.  

Empiezo a lograr captar el enriquecimiento dado por el aprendizaje que traen las experiencias en las que nos jugamos las formas de la vida que elegimos vivir.

Sigo sin entender algunas de las partes, pero cada vez más entender me importa menos. 
Cambios de paradigmas... Saltos cuánticos... 
Sobretodo crecimiento. Gracias a la vida!!!

Además en estos días me visitaron las alas inspiradoras...


"Es importante mantener siempre la tierra revuelta, la ola con espuma y la emoción en movimiento. El Universo entero se mueve: no podemos quedarnos paradas".

de Brida de P. Cohelo, libro mágico!!!