martes, 26 de agosto de 2014

hoy con olor a pasto mojado

quiero dejar de buscar lo conocido,
quiero aprender a vivir el camino de descubrir,
quiero que la luz me inspire a cada paso,
que entre las sombras se ilumine lo oscuro,
que los miedos se acoten a voces de alerta conciente,

comprender bailando en lo desconocido,
crecer haciendo camino al andar, 
amar confiando en las incertidumbres...

"las certezas que buscamos son para un tiempo que no existe,
hoy es hoy y hay olor a pasto mojado"

miércoles, 20 de agosto de 2014

MUJERES UNIDAS.... ¡Y SINCRONIZADAS!

La amistad entre las mujeres se siente muy fuerte. Los vínculos son muy profundos, así una mujer triste resulta una preocupación para el resto de sus amigas, que son capaces de abandonar hijos, tareas, citas o compromisos para ir corriendo a rescatar a su socia de la vida.

Cada vez son más las mujeres que descubren que su ciclo menstrual coincide con el de sus compañeras de trabajo, amigas o familiares. ¿La naturaleza está tramando algo o es casualidad?

Según Ximena Ianantuoni, licenciada en psicología, que acaba de publicar “Lunáticas. La vuelta al mundo en 28 días” de Editorial Grijalbo: “Aunque no haya una explicación científica de por qué las mujeres tienden a sincronizar
sus menstruaciones luego de unos meses de compartir espacios físicos y vínculos afectivos, la realidad es que esto sucede. Cualquier mujer consultada al respecto lo confirma por experiencia propia. Luego de un tiempo de intimar las mujeres descubren que menstrúan en la misma época del mes, es decir que sus ciclos se alinean.”

La sincronización menstrual es un “mito urbano” absolutamente avalado por la mayoría de las mujeres. La explicación científica posible sería que la sincronización es provocada por algún tipo de hormona que se libera a
través del hipotálamo, una glándula endocrina que es la parte del encéfalo encargada de regular los ciclos menstruales. El entorno compartido, número de horas de luz recibida y misma temperatura ambiental también favorecen
la sincronización, esto se da en el caso de las mujeres que conviven, entre ellas predomina el ciclo ovulatorio de una sobre las demás cuya regla se ajusta y así coinciden los períodos menstruales.

Según Ianantuoni “Es difícil en los tiempos que vivimos dejar de cumplir con algunas funciones concretas de las que la realidad externa pide. Puede que a algunas mujeres les parezca casi imposible hablar siquiera de su menstruación en sus trabajos, en sus familias, en sus contextos sociales.
Pero lo cierto es que en la medida en que nos vamos dando el permiso primero a nosotras mismas y luego lo vamos dando a conocer a nuestros allegados, esta frecuencia de contacto con nuestra naturaleza femenina se va legitimando y expandiendo cada vez más. Esta es una realidad que
nos determina, esto somos y son estos procesos los que nos habitan y atraviesan nuestra experiencia existencial. En la medida en que nosotras nos otorguemos el permiso para ser mujeres a pleno y conectadas con su feminidad todo nuestro entorno se va a ir adecuando y nutriéndose de los beneficios. De chica lo veía como una casualidad, mi mamá y yo
menstruábamos en el mismo momento del mes, me sorprendía. Actualmente celebro chatear con una gran amiga y saber que estamos alunadas juntas”.

No sabemos si existe la amistad entre el hombre y la mujer, pero sí entre mujeres. Ella se entiende porque viven cosas muy parecidas y en algunos casos en el mismo momento.


facebook.jpeg   /lunaticasmujerescirculares
Twitter Logo.jpg@ximenaiana

lindísima nota, gracias Sofia Carmona!!!

jueves, 14 de agosto de 2014

de mi diario de luna... días de ovulación

“Las puntadas en los ovarios son una señal tan clara, esos tirones a los costados del útero que anuncian posibilidad, alertan, señalan, toman el cuerpo y el alma si hay línea de conexión!.

Me lo dice el cuerpo, cuerpo marcado por la energía de esta fase instintiva, poderosa. El flujo de estos días de ovulación es perfecto, particular, evidentísimo, transparente, fluido total, humedad vaginal receptiva, pezones sensibles, ganas de coger.

Es deseo de compartir, es necesidad de otros que te completen y te complementen. Es querer, es desear y ser deseada, que te agarren y te quieran. Es una etapa de amor universal, es ser gran madre, Pachamama en mi, totalidad, amor a la Tierra de la que somos parte, gratitud por las cosechas que llevamos dentro. Es posibilidad, generosidad, es siempre poder un poco más. Tiempo de conexión y contacto, de querer mucho y a muchos.”


de "Lunáticas. La vuelta al mundo en 28 dias" Ed. Grijalbo

lunes, 11 de agosto de 2014

El NIDO es el ESTADO LUNAR que corresponde a la fase de la OVULACIÓN.


En su correlato con la Luna corresponde a la LUNA LLENA, brillante, llamativa, iluminada, hermosa. 
Atractivas como la luna llena transitamos esta fase, nuestro cuerpo femenino listo para fecundar despliega su gracia, inundado de receptividad amorosa. La empatía, la capacidad de conciliar, cuidar y acompañar copan el clima emocional. Con la energía de la fertilidad demandante en nuestro cuerpo vamos por el mundo atractivas, seductoras. Es un momento de desear y ser deseadas. Es una etapa en la que la mujer se entrega, transmite, nutre con su energía maternante, busca el disfrute compartido.
Las energías creativas son de carácter físico y emocional.


"Lunáticas. La vuelta al mundo en 28 días" Ed. Grijalbo

lunes, 4 de agosto de 2014

la virgen del pecado - arquetipos femeninos - sensibilidad Sabina

"Canción para la Magdalena"

https://www.youtube.com/watch?v=E5jTW0DQphI


"Si, a media noche, por la carretera 
que te conté, 
detrás de una gasolinera 
donde llené, 
te hacen un guiño unas bombillas 
azules, rojas y amarillas, 
pórtate bien y frena. 
Y, si la Magdalena 
pide un trago, 
tú la invitas a cien 
que yo los pago. 

Acércate a su puerta y llama 
si te mueres de sed, 
si ya no juegas a las damas 
ni con tu mujer. 
Sólo te pido que me escribas, 
contándome si sigue viva 
la virgen del pecado, 
la novia de la flor de la saliva, 
el sexo con amor de los casados. 

Dueña de un corazón, 
tan cinco estrellas, 
que, hasta el hijo de un Dios, 
una vez que la vio, 
se fue con ella. 
Y nunca le cobró 
la Magdalena. 

Si estás más solo que la luna, 
déjate convencer, 
brindando a mi salud, con una 
que yo me sé. 
Y, cuando suban las bebidas, 
el doble de lo que te pida 
dale por sus favores, 
que, en casa de María de Magdala, 
las malas compañías son las mejores. 

Si llevas grasa en la guantera 
o un alma que perder, 
aparca, junto a sus caderas 
de leche y miel. 
Entre dos curvas redentoras 
la más prohibida de las frutas 
te espera hasta la aurora, 
la más señora de todas las putas, 
la más puta de todas las señoras. 

Con ese corazón, 
tan cinco estrellas, 
que, hasta el hijo de un Dios, 
una vez que la vio, 
se fue con ella, 
Y nunca le cobró 
la Magdalena".



domingo, 3 de agosto de 2014

"El mensaje de la sangre" mi columna en revista OHLALA! a pura expansión femenina!

Encantada de que "LUNATICAS. La vuelta al mundo en 28 días" sea fuente de inspiración de la nota "Cómo nos pega el ciclo menstrual". 

Agradecidísima con Caro Birgin que se copó instantáneamente con el tema, y una gran emoción ver tomada como referente de las fases del sagrado ciclo menstrual femenino, mi conceptualización de los ESTADOS LUNARES: FLOR, NIDO, MAGIA y CUEVA.


 "Las mujeres somos cíclicas, esa es nuestra naturaleza básica, mes a mes nacemos crecemos y morimos para renacer transformadas, alquimia femenina. Registrar la conexión del ciclo menstrual ligado a las fases de la Luna me generó tal fascinación que sentí la necesidad de expandirlo. Comprender el mensaje de nuestra sangre y todo lo que tiene para enseñarnos es un viaje de autoconocimiento y ampliación de conciencia que nos permite integrarnos como mujeres completas. El ciclo menstrual es un proceso esencial, fuente de creatividad y sabiduría. Alinearnos con nuestra ciclicidad nos liga a la Tierra, compenetrándonos con su ritmo y fertilidad, honrando la vida.

Somos las mujeres las encargadas de hacer que la frecuencia del amor se expanda en este mundo. Es nuestra misión vernos, cuidarnos, respetar nuestra esencia que rompe formas viejas para evolucionar. Lo femenino abre espacio, contiene, acerca. Así nos vinculamos brindándonos esa fuerza, el sostén de la red que se teje cuando participamos en círculos de mujeres que se acompañan accediendo a la hermandad que potencia la energía femenina".