jueves, 9 de abril de 2015

Hoy me despido con toda la gratitud de quien concluye un ciclo

LUNÁTICAS MUJERES CIRCULARES es una cosmovisión, un tiempo eterno, de esos que quedan para siempre en el alma que es infinita.

Transité con este blog un ciclo visagra de mi vida, de espesor existencial, testimonio de pura experiencia colmada de ser mujer encarnada, vivencias límites, extremas, propias, de esas que dejan marcas en el cuerpo. Las que se adquieren cuando vemos que llegamos a lugares de los que ya no se vuelve. 

LUNÁTICAS MUJERES CIRCULARES me dio un montón, me inspiró, me sostuvo, me acompañó y me atravesó. 

Hoy me despido con toda la gratitud de quien concluye un ciclo, con la conciencia plena de que todo lo que se cierra a la mismísima vez está abriéndose a lo que viene. Con nostalgia, obvio, y hasta tristeza en un lugar de mi corazón. Con el impulso fiel a mi naturaleza de actualizarme siguiéndole el ritmo a la vida, siendo auténtica a cada paso existencial.

Con este blog se gestó y nació mi libro "LUNÁTICAS. La vuelta al mundo en 28 días". Ed. Grijalbo, 2mil14. Invitación a adentrarnos en la aventura de ser mujeres alineadas con la sabiduría de nuestra naturaleza cíclica.
Permanente trabajo de búsqueda y expansión que sigue vigente en http://www.facebook.com/lunaticasmujerescirculares.

A veces los cierres son planeados, a veces nos toman por sorpresa. En el camino intermedio me encuentra esta despedida. Entre la conciencia de los procesos y la necesidad de ir por donde me llevan los sentidos. 
Convocándome a dar un salto en la integración de mis partes, un llamado a crecer, con todo lo que eso implica, tan simple y tan difícil... a esa nueva aventura me entrego. 

La trama que nace con dolores de parto y se me presenta abismal, implacable, atractiva y esperanzadora es que
VIVIR ES EL MAYOR DE LOS SENTIDOS.

http://vivireselmayordelossentidos.blogspot.com.ar/


miércoles, 8 de abril de 2015

LA MAGIA – PREMENSTRUAL – LUNA MENGUANTE (parte 3)

En el estado lunar de MAGIA el arquetipo que nos habita es la HECHICERA, la mujer que hace uso de sus dones misteriosos, invisibles, de su experiencia, de sus conocimientos, de su vitalidad en tiempos de plena transformación. La hechicera se va acercando a la experiencia de la Bruja Sabia de la CUEVA y cuenta todavía con el poder nutricio de la Madre amorosa que procrea y cuida el NIDO. La magia asusta a los que no conocen estos mundos esencialmente femeninos.

"La hechicera de la aldea era una experta en la magia de la naturaleza, la curación y las relaciones entre las personas, y tenía la capacidad de interactuar con las estaciones, su propio ciclo menstrual y su intuición; ayudaba y guiaba a sus semejantes en lo concerniente a la vida y la muerte, actuaba como iniciadora y transformadora valiéndose de rituales de transición y dirigía ceremonias extáticas." De Luna Roja, Miranda Gray

Es el ciclo vital de la MADUREZ, ya tenemos experiencia, somos mujeres en tiempos de maserar, de hacer acopio de lo vivido. Es una etapa muy poderosa en la que todavía contamos con el pulso de la sexualidad activa sumado a la experiencia de lo que eso implica.

“A los 40 podés salir tanto con uno de 20 como con uno de 60, según lo que prefieras” C.

Es el OTOÑO de la vida, tiempos de dejar caer, de animarse a perder, de ir viendo la finitud encarnando la sabiduría del “todo no se puede” para honrar lo que queda en pie. La ganancia de lo que se preserva, de lo que se elige sostener. Las hojas caen como caen los velos. Hay que vaciar para dar espacio a lo nuevo por venir, hay que madurar para dejar ir lo que ya cumplió su ciclo.

Es el tiempo en el que podemos ver los frutos maduros, ya tenemos un despliegue realizado, nos vemos a nosotras mismas desde un nuevo lugar, más alto. Nace el alma. Pasó la etapa de la construcción, es el momento de enriquecernos. Se amplía la mirada, se expanden las fronteras, se revisan los criterios, se flexibilizan los bordes, se accede a nuevas formas. Celebramos lo realizado, disfrutamos del tiempo y del espacio conquistado. Lucimos el poder adquirido.

En el cuerpo pasan otras cosas, nos habitamos con un conocimiento propio que nos empodera, haciéndonos sentir muy dueñas de nosotras mismas. Conjugamos la cercanía de los atributos de la juventud con el acopio de experiencia de la madurez.

Es la etapa del temor a los cliches, el fantasma de la vejez, hay fuertes cambios en el cuerpo, se vislumbran ciertas limitaciones. Es el momento de pendular entre sentir que se acerca “el deterioro” o “la madurez”. Honrar la vida y el crecimiento, abrazar las marcas del cuerpo que transitó embarazos, partos, lactancias y todas las batallas, o pelearse con lo implacable del paso del tiempo.

En este tiempo de la vida disponemos de otras formas de energía, somos más concientes de nuestras necesidades y limitaciones. Sabemos más lo que queremos, elegimos más, nos volvemos más exigentes con los demás. Hay un retiro a vernos, a estar con nosotras mismas, a afianzar nuestra aventura personal.


LUNÁTICAS. La vuelta al mundo en 28 días. Ed. Grijalbo, 2014

martes, 7 de abril de 2015

tantas cosmovisiones posibles como seres hay en el planeta

continuidad existencial, saber que seguimos siendo, sentir que podemos seguir,
experiencia que da cuenta de los bordes, de los límites, de las fronteras y las finitudes,
y así, con todo eso, seguir siguiendo...

todo está en uno y en cada uno
pero se vuelve nada cuando nos deja afuera
girando en falso
"chupando un palo sentados sobre una calabaza"

confianza básica que llega y nos salva, como el Hada Madrina de la Cenicienta,
y todo puede ser hasta antes que suene la última campanada de las 12,
a ella nadie le quita ese baile, momento eterno y estructural, forever love!
cuántas danzas de salón y cuántas calabazas rotas harán falta para que la bella doncella crezca?
o llegó allí porque ya es grande pero no se le nota tanto?
los mejores deseos se agolpan, piden, intentan, lloran y hasta gritan sin querer hacerlo!

y en la trama existencial las limitaciones se hacen presentes,
no podemos con todo, qué obviedad!
y es que "todo no se puede", bendito y sabio cliché!
causa de sufrimiento para los rebeldes, para los idealistas, para los soñadores,
o sea para todos, humanos encarnados en la conquista de ser,
siendo vivir el mayor de los sentidos,

agradecidos en el mejor de los casos,
intentando cada día honrar la vida,
sacarle el jugo a las frutas maduras,
respirar profundo,
amar de verdad,
dormir en paz,
y ser fieles a nosotros mismos aunque nos pese.